2/07/2015

Polémica en La Guajira por desvío de un arroyo


Polémica en La Guajira por desvío de un arroyo
La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) habría dado permiso para la obra.
Foto: Archivo particular
De acuerdo con estudios, debajo del cauce del arroyo hay un manto de 500 millones de toneladas de carbón.

Un sector de los habitantes de La Guajira comenzaron a mostrar su preocupación ante una posible desviación del cauce del arroyo Bruno, principal afluente del río Ranchería, por parte de Cerrejón, con el propósito de realizar obras en el Tajo la Puente y así mantener los niveles de producción de carbón, estimados en 35 millones de toneladas anuales.
De darse el desvío, las obras estarían dentro de la concesión minera de la multinacional. Según versiones, se trata de ‘mover’ un tramo del arroyo, 700 metros al norte, para proteger el avance de la operación minera.
Para ello argumenta que eso está aprobado en los planes de la compañía desde 1998; además, que se encuentra incluido en el plan de manejo ambiental, aprobado en 2005, y que cuenta con permiso de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla). También asegura que no se hará uso del agua, sino para acceder al carbón que se encuentra bajo su lecho.
De acuerdo con el trazado propuesto por la compañía, la idea es que se mantenga la misma longitud de 3,6 kilómetros y la misma pendiente, para asegurar que no haya problemas relacionados con la erosión, por lo que quedará a una distancia similar a la actual, que le permitirá estar alejado de la operación minera.
“Con eso nosotros podemos asegurar que se van a brindar las mismas condiciones y los mismos servicios ambientales que actualmente ofrece el arroyo”, aseguró Juan Pablo Lozano, superintendente del área ambiental de Cerrejón.
Ante el hecho, hace quince días se reunieron en el municipio de Barrancas, miembros del Comité Cívico por la Dignidad de La Guajira y 17 organizaciones sociales del departamento, con el propósito de analizar, entre varios aspectos, su posición y el estado de las negociaciones del pliego de peticiones con el Gobierno Nacional.
Entre las conclusiones se encuentran el inicio de un periodo de luchas y movilizaciones sociales en toda La Guajira, consistentes en asambleas, foros, mítines, marchas, plantones, bloqueos y paro cívico en contra de las pretensiones de la multinacional minera, así como el desplazamiento de los pobladores del sector de Las Casitas.
Felipe Rodríguez, coordinador del Comité Cívico por la Defensa de La Guajira, dice que “como el pueblo no les permitió desviar el río Ranchería, ahora lo vienen a modificar por partes; ahora al arroyo Bruno le están planteando 3,6 kilómetros de modificación en una área de 700 metros de su cauce”.
Rodríguez asegura que para este fin de semana se tiene prevista la realización de otra reunión para estructurar y articular la más enérgica y contundente resistencia civil de los guajiros y colombianos ante lo que calificó como despropósito del Cerrejón y del Gobierno Nacional.
Según el coordinador, el desvío del cauce del arroyo Bruno y la disminución de las fuentes hídricas lo que va es a debilitar todo el sistema hídrico del departamento. “Es que puede haber un aumento acelerado de la evapotranspiración, la erosión y la desertificación de los suelos también”, anota.
Rodríguez fue uno de los principales opositores de la desviación del río Ranchería, proyecto que buscaba la producción de 500 millones de toneladas de carbón que yacen bajo las aguas, el cual fue pospuesto en 2012 por la multinacional debido a las condiciones actuales del mercado internacional del carbón, cuya tendencia en los dos últimos años había sido a la baja.
Pasos dados
Sólo faltan tres permisos de aprovechamiento de recursos, los cuales ya fueron solicitados a Corpoguajira. la autoridad ambiental del departamento. Un permiso de aprovechamiento de forestal, uno de levantamiento de asociado y el de ocupación de cauce.
De acuerdo con el director de Corpoguajira, Luis Medina, el estudio de impacto ambiental fue presentado por Cerrejón y será evaluado técnicamente con toda la experticia necesaria. La Corporación otorga permisos para la intervención del cauce actual y aprovechamiento forestal. En mayo de 2014, en el marco del proyecto ‘Modificación del cauce parcial del arroyo Bruno alternativa 1A’, se llevó a cabo el proceso de consulta previa y se suscribieron unos preacuerdos con la comunidad wayuu de Campo Herrera, por parte del Ministerio del Interior. Esta comunidad fue la única certificada para surtir el proceso, y según el Ministerio es la única afectada con las obras, en tema de pesca.
Para el Cerrejón, la afectación social y económica, de no llevarse a cabo el proyecto, es que entre 600 y 1.100 trabajadores directos quedarían cesantes y que se reducirían recursos que le dejarían de llegar a la Nación y a la región.
Eliana Mejía O.
Especial de EL TIEMPO
Riohacha


No hay comentarios:

Publicar un comentario