9/27/2014

VI CONGRESO CUT POR PAZ, SOBERANÍA, DEMOCRACIA Y DERECHOS LABORALES



Declaración Política del Sexto Congreso de la CUT: POR PAZ, SOBERANÍA, DEMOCRACIA Y DERECHOS LABORALES

Sexto Congreso CUT, Santa Marta, septiembre 26 de 2014

La desigualdad se ha profundizado en la época neoliberal y tras la crisis capitalista que inició en el 2008, la más profunda desde la gran depresión de 1929 y de la cual aún no se sale, viene siendo descargada sobre naciones, pueblos y trabajadores, impulsada desde las grandes potencias encabezadas por Estados Unidos y la Unión Europea, lo que ha desatado diversas conflagraciones, especialmente en Medio Oriente y Asia, donde repican tambores de guerra.
La reciente decisión de realizar una nueva intervención directa en Siria e Iraq, utilizando las novedosas y sofisticadas técnicas de su fuerza aérea con bombardeos desde naves no tripuladas (drones), pone de presente la verdadera condición del espúreo Nobel de Paz Barack Obama, que recurre a la fuerza de su poderío militar para invadir a esas naciones, ahora con el pretexto del Estado Islámico (EI). Los resultados de sus más recientes invasiones en Afganistán, Iraq y Libia, nos muestran que el otrora todopoderoso imperio gringo está en declive, no cuenta con la suficiencia y mandato que le precedieron en idénticas actividades filibusteros en el pasado. Estados Unidos sufre hoy las crisis propias de las naciones imperialistas, razón ésta que lo hace mucho más peligroso, mucho más agresivo contra la soberanía del resto de naciones del mundo.
Los Estados Unidos metieron mano en los asuntos propios del pueblo ucraniano, fraguaron actividades subversivas y financiaron grupos antigubernamentales contra el legítimo presidente Yanukovich por razón de mantener estrechos lazos políticos y económicos con Rusia y oponerse al tratado de libre comercio con la Unión Europea. Ucrania es hoy objeto de un pulso estadounidense que se ha concretado en la ampliación del radio de acción de la OTAN hasta colocarlo en la frontera rusa; gas, petróleo y despensa agrícola, junto a puntos estratégicos claves en el aspecto militar son los asuntos que rondan éste escenario que puede generar situaciones de mayor complejidad para estos pueblos.
El genocidio ocurrido en Palestina con la muerte de más de 2.000 personas, la mayoría civiles indefensos, muchos de ellos niños, tiene un responsable directo que es Israel, pero un mentor innegable, los Estados Unidos. Los palestinos tienen derecho a un territorio donde establecer su nación, y a su autodeterminación como pueblo, el mundo debe ser solidario con esta causa. La CUT cumplió y cumplirá con este deber ético y moral.
Los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica) son países que procuran socavar el dominio y control económico y militar norteamericano, éstas potencias emergentes se han asociado con el fin de crear organismos económicos con fondos para eventuales préstamos según necesidades, definen realizar intercambios comerciales en sus propias monedas buscando desechar el dólar como coyunda extorsiva, estrechan sus lazos comerciales y coordinan acciones en organismos multilaterales, aunque aún incipientes, no deja de ser una situación inquietante para Estados Unidos. Toda reivindicación de los derechos a la soberanía de las naciones del mundo debemos verla con agrado, los trabajadores somos los primeros en aupar las medidas que los países adopten en contra de la dominación imperialista.
En esta línea de conducta respaldamos a los gobiernos democráticos de América Latina que se han distanciado del gobierno imperialista de Estados Unidos desde distintas ópticas, niveles y procedimientos. Rechazamos las agresiones e intromisiones de toda índole que se hacen con Venezuela, Cuba, Bolivia, Argentina y demás países, desde los intentos de desestabilización política y económica, metiendo narices en los asuntos internos de estos países y la extorsión económica con los fondos buitres.
En medio de esta tormentosa situación, América Latina ha logrado construir gobiernos alternativos, democráticos y progresistas, fortalecidos por importantes procesos de movilización popular que a partir de la derrota del ALCA han dado respuesta a las políticas neoliberales e imperialistas, con políticas que han fortalecido el papel del Estado, recuperando derechos y libertades usurpadas en periodos anteriores.
Desafortunadamente en Colombia, no se ha podido construir un gobierno del estilo de la mayoría de las naciones de la región.
Con la reelección del Gobierno de Santos se prevé la continuidad de la aplicación de las medidas económicas y sociales neoliberales, iniciadas desde 1990 con la apertura económica y seguidas con los depredadores tratados de libre comercio –TLC-, especialmente los firmados con EE.UU., la UE y la Alianza del Pacífico, que han profundizado la pérdida de soberanía económica y la entrega de nuestros recursos, mercados, sectores productivos nacionales y mano de obra abaratada a los intereses de las grandes trasnacionales y al parasitario capital financiero.
El propósito de la paz por la vía del diálogo y de una solución política negociada al conflicto armado que hoy llevan a cabo el gobierno nacional y la guerrilla de las FARC- EP en La Habana y que se espera sea extendida a un similar proceso con el ELN y el EPL, es muy importante para los trabajadores y el pueblo, por ello la CUT ratifica su respaldo a dicho proceso y a su refrendación en correspondencia con el interés de la nación.
Como un tema que vincula a la nación entera, la CUT acoge el clamor para que se concrete cuanto antes un cese al fuego y se otorguen garantías a todo el pueblo para que sea protagonista en la construcción de una Colombia con plenas libertades, soberanía, derechos e igualdad.
Es necesario que las corrientes alternativas, democráticas y progresistas, se constituyan en una opción de gobierno distinta a las militaristas y a las que entrañan el modelo neoliberal y la barbarie.
Nuestra realidad económica, social y laboral, caracterizada por la quiebra del sector productivo nacional y el predominio hoy de las multinacionales, el mayor desempleo y desigualdad en América Latina (con excepción de Haití), una informalidad laboral del 70%, ausencia de una política de trabajo decente, la salud privatizada y el fin de las pensiones, empleos precarios y bajos ingresos; acompañado de una violencia antisindical que no para y una impunidad del 98% que sirve de amparo a las fuerzas de ultraderecha y con una afiliación sindical de menos del 4%, es un cuadro que corresponde al mayor desafío que tiene el movimiento obrero y en particular la CUT, en la perspectiva de recuperar el protagonismo social y político que se requiere.
El discurso de posesión del presidente Juan Manuel Santos para su segundo periodo se centró en tres temas: la paz, la equidad y Colombia la más educada. Nada distinto a lo manifestado en campaña y lo transitado en su primer cuatrienio.
En el tema de la paz, la CUT ha sostenido que el gobierno debe hacer todos los esfuerzos por concretar un acuerdo de paz que dé fin al conflicto armado, sólo nos basta ratificar nuestros deseos por que así sea y cuanto antes mejor; convencidos de que en esa nueva situación, los trabajadores y la población podremos adelantar con más fuerza y vigor las movilizaciones que en medio de la resistencia civil permitan mejorar las condiciones de vida digna, garantías y derechos laborales.
Los anuncios de un país con mayor equidad contrastan con la realidad de lo realizado en los primeros cuatro años de su gobierno. La alta informalidad laboral y el panorama desolador de la tercerización, fustigó a los asalariados de todos los renglones de la producción con la consabida inestabilidad, precarización laboral, desempleo y la pérdida de importantes garantías y derechos de los trabajadores. En este atropello laboral, el estado es el empleador con mayor cantidad de trabajadores sin vinculación directa, en la mayoría de las instituciones gubernamentales campea la precarización y la informalidad. Saludamos y respaldamos las crecientes luchas y movilizaciones de distintos sectores de trabajadores estatales y privados contra semejante ignominia.
De igual manera en frentes de trabajo minero-energéticos como el petróleo y el carbón; las plantaciones de palma, banano, caña y flores; las grandes plataformas de centros comerciales; las transportadoras y los puertos; y en general las actividades del sector privado son atendidas por millones de trabajadores a los cuales se les niega la estabilidad laboral, condición necesaria para poder construir sindicatos y tener derecho a la negociación colectiva, que reivindique unos salarios dignos y reconocimientos de prestaciones económicas en el marco de la legalidad laboral colombiana. Para que no haya duda de lo anterior, Colombia ha sido objeto de debates, sanciones y requerimientos año tras año en las conferencias de la OIT; y este año, el de la reelección de Santos nuestro país fue incluido en la deshonrosa lista de los 25 países que más violan los derechos laborales, en este caso el Convenio 81 de la OIT.
El presidente Santos, representa la profundización de la política económica que acuñó en su anterior mandato con los cuales completa 25 años de estar acompañando e implementando el neoliberalismo. Más tratados de libre comercio como el de la Alianza Pacífico y nuevamente el tratado con Corea, que rematará la ya precaria existencia de la producción nacional, tanto industrial como agropecuaria, resentida por los más de 14 TLC ya firmados, los cuales llevan implícita la garantía a las multinacionales de empleo barato y precario para el incremento de sus ganancias.
Por cuatro años más, el país sufrirá la aplicación de políticas retardatarias, seguirá adelante en el otorgamiento de condiciones favorables para la inversión extranjera en contra del interés nacional, la gran minería, el sector financiero, las grandes obras de infraestructura, los servicios, la agricultura y la ganadería, la educación y la salud, y demás renglones de la producción serán víctimas del favorecimiento a las multinacionales y el capital extranjero, con la consecuente asfixia y estrangulamiento de los productores e inversionistas nacionales. Para que no quede duda de ello, el equipo ministerial es un reflejo de lo que se nos viene en contra nuestra, personajes como Néstor Humberto Martínez, el más emblemático representante de las multinacionales y el capital financiero, fue nombrado como el superministro, éste es el talante del gobierno de Santos.
El anuncio de la reforma tributaria para exprimir aún más a los sectores medios de la población desató el repudio generalizado de la opinión nacional, obligando al gobierno a retroceder de manera momentánea en su malévolo propósito, no más impuestos a la población, debe ser el grito de batalla nacional, si hace falta dinero para financiar el presupuesto, los 12,5 billones deben recaer sobre el gran capital financiero y las multinacionales, principales actores del saqueo de las riquezas naturales y el trabajo de los colombianos.
Las reformas a la salud y la educación, están centradas en afianzar las inequidades que en estos sectores han mantenido las políticas neoliberales, deteriorando la calidad de su prestación y convirtiéndolas en objeto de negocio de los sectores privados; denunciamos la declaratoria de ilegalidad de la huelga de ANTHOC por parte del Ministerio del Trabajo. Llamamos a continuar la lucha por un sistema de salud sin la intermediación de las EPS y una educación pública financiada y ofrecida directamente por el estado.
Para completar el cuadro del engaño lanza la frase: “una Colombia educada”, frase que no dejará de ser parte de la carnada que oculta el anzuelo de la privatización y la entrega del derecho a la educación a las “alianzas público privadas” como denominan ahora la privatización, tal como lo señala el informe del estudio de la Fundación Compartir, que Santos adoptó como su programa para la educación del país. El anuncio de las becas con el señuelo de favorecer a los más pobres para que accedan a la educación superior ofrecida por entidades privadas, así lo comprueba; mientras se mantiene la precarización en la contratación laboral de los docentes universitarios.
El asunto para el presidente Santos no es la financiación de la educación pública de una manera adecuada, que garantice la permanencia de la totalidad de los que ingresen al sistema educativo ofrecido por el estado, equipando a colegios y universidades con materiales y equipos avanzados para una educación del más alto rigor científico, y una formación de los docentes para todos los niveles de la educación, acorde con los últimos aportes del conocimiento científico, la tecnología, las artes y el pensamiento. No, el asunto para este gobierno se reduce a un poco más de presupuesto para que los empresarios de la educación entren en el festín de los contratos, y terminen imponiendo las condiciones del mercado en educación, arrasando de paso con las justas aspiraciones del magisterio colombiano de tener un régimen laboral con garantías y derechos, negados hoy por la existencia del decreto 1278.
Por lo anterior, este congreso ratifica la agenda laboral presentada en el primer mandato del gobierno y reiterada al actual periodo presidencial, a saber:
 Libertades sindicales (derecho de asociación, negociación y huelga) y cese de la violencia contra los líderes y las organizaciones sindicales  Restablecimiento pleno de derechos y condiciones de trabajo digno.  Reparación colectiva al movimiento sindical y construcción de la Mesa de Alto Nivel para la reparación.  Pronta y oportuna atención a los conflictos laborales y sindicales.  Una política salarial progresiva para el salario mínimo y los trabajadores del Estado.  Inspección laboral oportuna y eficaz  Elaboración e impulso por la movilización de una propuesta de Estatuto del Trabajo.  Manifestamos nuestro apoyo y solidaridad con el pliego presentado por las organizaciones populares que conforman la cumbre campesina, indígena, étnica y popular y las Dignidades Agrarias.  La CUT mantendrá su posición de reivindicar y rescatar el derecho de negociación y huelga, que hoy empresarios y gobierno pretenden liquidar en la OIT.
Para la consolidación de esta agenda laboral, la CUT con el resto del movimiento obrero, con el Comando Nacional Unitario y con todas las organizaciones sociales y políticas, promoverá la más amplia y adecuada movilización social que nos permita incidir frente al gobierno y los empresarios en nuestras demandas y exigencias. Que nos permita participar en proyectos de movilización que logren transformaciones democráticas y progresistas en el país.
La CUT fortalecerá sus relaciones con las diferentes organizaciones internacionales de los trabajadores, enarbolando las banderas del internacionalismo en la Jornada Mundial por el Trabajo Decente del 7 de octubre. Igualmente, el 10 de diciembre Día Internacional de los Derechos Humanos se participará en la jornada nacional por la paz, entre otras iniciativas.
En este contexto general, la CUT seguirá trabajando en la construcción de la unidad de acción con los trabajadores y el movimiento popular colombiano, demandando y exigiendo soluciones a la problemática laboral, sindical y social de nuestro país, pero así mismo recurrirá a las herramientas político-sindicales para lograr el restablecimiento y avances en derechos y libertades.
Denunciamos los montajes judiciales contra dirigentes sindicales como el caso del compañero Huber Ballesteros miembro del Comité Ejecutivo de la CUT. Como él, hoy más de cien sindicalistas están encarcelados para quienes exigimos su libertad inmediata. Denunciamos también las declaratorias de ilegalidad de las huelgas, los despidos, las estigmatizaciones y los atentados contra el derecho a la vida que se replican en todo el país.
La CUT expresa su disposición para que en Colombia se concrete un acuerdo de paz que nos permita el desarrollo de la lucha política civilizada y en un ambiente de debate democrático, el VI Congreso ratifica en esta declaración su lema central: POR PAZ, SOBERANÍA, DEMOCRACIA Y DERECHOS LABORALES.

No hay comentarios:

Publicar un comentario