8/19/2014

Sobre la sequía en La Guajira y las soluciones propuestas para el abastecimiento de agua: Universidad de Antioquia



UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA
FACULTAD DE INGENIERÍA
COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA
Sobre la sequía en La Guajira y las soluciones propuestas para el abastecimiento de agua “...somos el pasado porque venimos de la maternidad somos el presente porque la vida nos asiste y somos el futuro porque estamos tejiendo permanentemente...” (Comunidad Wayúu)
La Guajira es hija de la tierra y del agua, ha vivido bajo la protección del Cerro Grande.
En medio de toda la belleza y de toda la riqueza natural, que todos o cualquiera puedan ver y valorar, hay un único bien que indudablemente significa y sustenta toda posibilidad de vida: el agua.
En el marco de la Política Nacional para la Gestión Integral del Recurso Hídrico, promulgada por el Gobierno Nacional en 2010, a la luz del Decreto 1640 de 2012 del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS), y en el contexto de la importancia que el agua subterránea supone para el departamento de La Guajira y, más específicamente, para la Cuenca del Río Ranchería; el MADS, Corpoguajira y la Universidad de Antioquia suscribieron en 2013 un convenio para aunar esfuerzos y avanzar en la elaboración de un Plan de Manejo Ambiental de Acuífero (PMAA). Los resultados de este estudio fueron entregados a los actores sociales de la región en febrero de 2014.
El agua subterránea ha sido repetidamente calificada como un bien o un recurso invisible, y desde la hidrogeología y desde la gestión ambiental se hacen ingentes esfuerzos por llamar la atención acerca de su presencia, y reconocer que ella fluye de forma continua a través de los poros de la corteza terrestre. Si se piensa en los bienes de la naturaleza almacenados en el subsuelo, La Guajira también es agua.
Dentro del diagnóstico físico del PMAA, después de ajustar el modelo conceptual del sistema hidrogeológico realizado por la Universidad de Antioquia para Corpoguajira en 2010, se reconoció que existen seis acuíferos y se logró establecer que algunos de ellos trascienden los límites de la cuenca del Río Ranchería hacia la Alta Guajira. Estos embalses de agua subterránea guardan las reservas que pueden garantizar el futuro abastecimiento para la población del departamento.
Mediante un ejercicio de planeación participativa, durante la primera fase de formulación del PMAA se identificaron las amenazas de carácter natural o inducido por el hombre que ponen en riesgo la sustentabilidad del sistema acuífero; dentro de esas amenazas se reconocieron actividades económicas e intervenciones sobre el suelo y los cauces, se estableció que el cambio climático y sus impactos en el ciclo hidrológico —ascenso en el nivel del mar, cambios en el régimen de lluvias, tormentas más intensas y más frecuentes, sequías cada vez más severas— deben ser considerados como factores que podrían llegar a comprometer la cantidad y calidad del recurso hídrico subterráneo.
Las medidas de gestión del riesgo se enfocan en la mitigación y la adaptación. La efectiva atención a las contingencias se logra a partir de la planificación, si esta no ha sido adecuada se cae en el error de proponer e implementar acciones que poco o nada contribuyen a la solución.
Las reservas de agua subterránea en La Guajira deben ser evaluadas y, con base en el conocimiento así generado, se deben establecer los adecuados regímenes de aprovechamiento y explotación, incluyendo dentro de ello la definición de donde deben localizarse los pozos para abastecimiento y la forma como ellos deben ser operados.
Iniciativas como la de recolectar botellas o bolsas de agua dan cuenta de la capacidad de solidaridad que como sociedad podemos tener, pero están lejos de ser una solución. La población y los ecosistemas necesitan centenares de miles de metros cúbicos de agua para vivir, cantidades que no alcanzan a ser envasadas y transportadas desde distintas regiones del país; además, debe saberse que los empaques plásticos terminan representando una cantidad de residuos que no podrán disponerse adecuadamente.
Los actores claves identificados en la primera fase del PMAA en la cuenca del Río Ranchería —pertenecientes a los sectores productivo, privado, institucional, educativo, comercial, social, comunidades étnicas y afrodescendientes— demostraron su sensibilidad y compromiso para ayudar a ser parte de las soluciones que hoy más que nunca necesita el departamento de La Guajira en materia de agua. Se enfrenta hoy una contingencia que hay que atender, pero el futuro requiere acciones planeadas y la urgencia de hoy no puede alejarnos de esa importante necesidad.
Un PMAA debe servir como herramienta para la acción, las medidas que con él se adopten tienen que trascender hacia la protección del agua subterránea en pos del bienestar de las comunidades humanas y de los ecosistemas dependientes de los acuíferos; y la idea de bienestar humano debe centrar como primer y principal propósito garantizar para todos acceso al agua en cantidad suficiente y de buena calidad. Frente a un elemento vital como lo es el agua, el propósito y destinatario de los alcances del Plan tiene que ser la vida con criterios de justicia y equidad.
Tal y como está planteado en una de las principales conclusiones del documento que recoge los resultados de la primera fase del PMAA: “la cuenca del Río Ranchería debe ser declarada zona de protección especial”.
La Universidad de Antioquia está dispuesta a hacer parte en la búsqueda de soluciones científicamente soportadas y socialmente concertadas con los actores involucrados.
Conforme con esto hemos puesto a consideración de Corpoguajira y del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible una propuesta, mediante la cual la Universidad se comprometería a ser parte de un convenio de cooperación con el cual aunaríamos esfuerzos para terminar la formulación del Plan de Manejo Ambiental del Sistema Acuífero de la Cuenca del Río Ranchería, y apoyaríamos la realización de nuevos estudios en La Guajira que contribuyan —desde un mejor conocimiento del potencial acuífero— a sustentar técnicamente la toma de decisiones para la región. La Universidad invita a ejercer una forma de solidaridad planetaria a través de una acción: proteger el agua.

TERESITA BETANCUR V
Profesora Titular

Universidad de Antioquia

No hay comentarios:

Publicar un comentario