4/22/2014

Sobre soberanía y seguridad alimentaria


Sobre soberanía y seguridad alimentaria
Leonel Joaquin Juvinao Cruz
Ing Agro U. N. Bogota, Especialista Ambiental Universidad del Magdalena (Empresario Agrario)
Cienaga, Magdalena, 31 de marzo del 2014.




Apreciado Hernán:

He leído tus comentarios acerca del tema de soberanía y seguridad alimentaria y deseo aportar un grano de arena al debate.
Inicialmente la seguridad alimentaria abarcaba la idea de como la disponibilidad –accesibilidad– sanidad e inocuidad de los alimentos para una población.  Con el desarrollo del libre comercio mundial y la abolición de barreras arancelarias  el sentido conceptual del término fue ampliándose al servicio de esta apertura económica.

Es importante definir los conceptos modernos y la diferencia entre SEGURIDAD ALIMENTARIA y SOBERANIA ALIMENTARIA. La primera obedece a una visión global de libre comercio donde lo importante es poseer el dinero para comprar los alimentos producidos en cualquier parte del mundo supuestamente en mejores condiciones de precios que los producidos localmente.

Se crea en ese sistema la idea de las “ventajas comparativas” en la cual un país produce un bien con más ventajas que otro y viceversa, creándose de este modo una globalización en la división de producción de alimentos.

En esta especialización mundial los países mas ricos acaparan la producción de la dieta básica de cualquier población, cuales son las proteínas y carbohidratos  que se encuentran en alto contenido en cereales (arroz, maíz, trigo, cebada, avena, sorgo, papa, etc.), frijol y soya principalmente.
 
Estos productos además de constituir una dieta de calidad también sirven de insumo para la producción, a través de concentrados de la proteína animal (carne, leche, huevos, queso, etc.) Cuando un país tenga que comprar en el exterior su dieta básica puede tener una seguridad alimentaria temporal, pero no tiene soberanía alimentaria.
 
La seguridad alimentaria con esa visión depende de muchos factores externos como el precio del dólar, los desastres naturales en países lejanos, conflictos sociales y políticos internacionales, cambios en la geopolítica de los países desarrollados, etc. También depende de los especulaciones del capital financiero internacional y de las  grandes transnacionales comercializadoras de alimentos. Un cambio intempestivo en la oferta de la dieta básica debido alguno de los factores mencionados anteriormente crearía una gran hambruna  en el país de dimensiones catastróficas, aunque tengamos los dólares para comprar alimentos.

La seguridad alimentaria concebida en términos neoliberales  es coyuntural y es un factor de dominación política y económica imperialista. Por el contrario la soberanía alimentaria es autónoma, sostenible y cumple una función estabilizadora  en las relaciones internas y externas del país. La soberanía alimentaria descansa en los brazos de los agricultores, técnicos, investigadores, funcionarios y ciudadanos nacionales.

Se podría definir como la capacidad de producir (no de comprar) la dieta básica de la población. La soberanía alimentaria es también uno de los pilares de la soberanía nacional. En estos momentos Colombia importa mas del 50% de su dieta básica alimentaria debido a la errada política agraria acelerada por los TLC.

Para construir una verdadera soberanía alimentaria necesitamos:
1.Desarrollo de la investigación científica y tecnológica adaptada a las condiciones nacionales;
2. Asistencia técnica gratuita;
3. Abaratamiento de insumos;
4. Control a importaciones de productos que pueda producir el país;
5. Créditos de fomento (baratos, oportunos y suficientes);
6. Obras de infraestructura en el campo;
7. Fomento de especies nativas de alto valor nutritivo.

Todos esos elementos al servicio del empresariado y campesinado (grandes, medianos y pequeños) reemplazaría en corto tiempo la perdida de soberanía alimentaria. Eso si sería un gran pacto agrario verdadero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada