6/23/2012

“P 500 IIWO’UYAA” el proyecto de Cerrejón que pretende desviar el río Ranchería




P 500 IIWO’UYAA” el proyecto de Cerrejón que pretende desviar el río Ranchería
 
Prensa Wayuunaiki
Jueves, 21 de junio de 2012
 
¿Mover un río? ¿Desviarlo? ¿Quebrar su ecosistema y llevarlo a otro lugar? nunca imaginaron los Wayúu y los guajiros que esto podía ser posible, sin embargo Cerrejón lo ha planteado en el proyecto de expansión “P 500 IIWO’UYAA”, que irónicamente traduce al idioma wayuunaiki “lugar donde nace la primavera”, la intención de la empresa minera es desviar el cauce natural del río Ranchería 26 kilómetros, para sacar de sus fauces 500 millones de toneladas de carbón.
 
Hoy el río está quieto, esperando según Cerrejón la Licencia Ambiental, también los acuerdos definitivos que inició la Dirección de Consulta Previa del Ministerio del Interior de Colombia con las comunidades Wayúu afectadas que deberán “desplazarse”, “moverse” y “desviarse” tanto como el río, la empresa minera dice que esto no sucederá, que no deberán retirarse, contradiciendo la misma historia de la empresa que opera en territorio colombiano desde el año 1975.
 
Las opiniones están dividas en torno a “negociar” con Cerrejón, algunos habitantes de las comunidades: “San Antonio Pancho”, “La Florida”, “Flor de Olivo”, “Marquito”, “Pipamana” y “El Guajiro” dicen que el desvió es innegociable, otros han asistido a las reuniones y escuchado los planteamientos de la empresa minera, la última convocatoria se realizó en la escuela de la comunidad “Pancho”.
 
Allí se dejaron claros los antecedentes de las reuniones: 29 de junio de 2011, se llevó a cabo la etapa de preconsulta, el 26 de julio de 2011, se realizó la etapa de apertura y el 10 de septiembre de 2011, la reunión de impactos y medidas de manejo, la reunión del 21 de abril de 2012 según el acta de “Preacuerdo proceso de consulta previa en el marco del proyecto de expansión “P500 IIWO’UYAA” código: AN-CP-P02F03 en la escuela de la comunidad de Pancho, en jurisdicción del municipio Manaure con la participación de los representantes y líderes de las comunidades “La Florida”, “Flor de Olivo” y “Pipamana”, era la etapa que faltaba para la protocolización de los preacuerdos, teniendo en cuenta que el proyecto requiere la Licencia Ambiental, aclara el documento.
 
Según el acta, las comunidades presentaron unas propuestas a Cerrejón después de una reflexión interna, las peticiones incluyen: 5 lanchas dotadas para la actividad pesquera de la comunidad “La Florida”, expresa el acta que la comunidad solicita sólo eso: porque la pesca es la actividad económica y cultural de la comunidad, sin embargo incluyeron las siguientes necesidades: salud, recreación, seguridad alimentaria, capacitación y acompañamiento en proyectos de pesca y productivo.
 
La comunidad “Flor de Olivo” pidió un poco más: un tanque de agua, relleno para reconstruir las zonas inundadas por el río, construcción de una enramada con sillas, mejoramiento de la vialidad, implementos de pesca, herramientas para el trabajo, alambre de púas, hilos para las artesanas, cría de caprinos, construcción de una cancha.
Las de la comunidad de “Pipamana” fueron 22 peticiones: áreas de cultivo, dragado de la laguna Pipamana, relleno, limpieza, y arreglo de la carretera, redes eléctricas, energía, microacueductos, un puente, tanques de 1000 litros, cercado de casas, reforestación, medio de trasporte, lanchas, bóvedas para los muertos, contratación y oportunidades de trabajo en la empresa y hasta un kit escolar.
 
Los representantes de Cerrejón manifestaron a las comunidades después de escuchar las necesidades y peticiones que ellos plantearan otras compensaciones, menciona el acta, refieren también que las compensaciones que han proyectado se encuentran ligadas de manera directa con los impactos negativos y positivos que han identificado.
Una serie de puntos enumerados guían el acta, en cada uno Cerrejón se compromete o evade las peticiones de las comunidades, en todos asumen que el Proyecto será un hecho, paso siguiente firma y seña de quienes “pactaron” con Cerrejón.
 
No queremos negociar
 
Posterior a la reunión un sinsabor se sembró en las comunidades Wayúu, muchos líderes denuncian que no fueron convocados porque el desvío del río Ranchería en innegociable, “vienen a ofrecer migajas, no queremos nada sólo que no muevan un kilómetro el río”, dijo Misael Siosi, mientras leía con asombro el acta que se levanto sin la intervención del hombre Wayúu.
 
WAYUUNAIKI visitó las comunidades: “San Antonio Pancho”, “La Florida”, “Flor de Olivo”, “Marquito”, “Pipamana” y “El Guajiro”; muchos habitantes de estas rancherías Wayúu acusan a Cerrejón de jugar con el hambre de las comunidades, dicen que buscaran arbitraje internacional: “estamos protegidos por Ley pero esa misma protección juega a favor de Cerrejón, a través, de la pobreza e ignorancia, pero vamos a pedir arbitraje internacional ante la Organización de las Naciones Unidas , Organización Internacional del Trabajo, entre otras para que nos ayuden”, ratificó Misael Siosi.
 
Siosi explicó que están brindando orientación a las personas para que no se dejen engañar, “Cerrejón no quiere conciliar sino pretenden imponer propuestas a su conveniencia pero lo terrible es la aceptación de la gente, por eso yo les he dicho que debemos exigir respeto por nuestro territorio”.
 
En la comunidad se está rellenando la vía y construyendo puentes en cada caño para tener un mejor acceso al lugar cuando empiecen los trabajos en el río Ranchería, “estos trabajos fueron aprobados por la comunidad, pero a través de engaños , dicen que hacen reuniones para pedir aprobaciones, les traen comida y la gente firma y colocan sus huellas sin saber el daño que están haciéndoles a sus tierras, hay que denunciarlo porque se aprovechan del analfabetismo para enriquecerse a cuesta de nosotros, mientras que seguiremos viviendo en la pobreza”.
 
Opiniones encontradas
 
Gustavo Cotes Epieyuu, es autoridad tradicional de la comunidad “Flor de Olivo”, comentó sobre los tratados realizados en la última reunión, ratifico lo establecido por Cerrejón “hablaron de un primer y segundo impacto, se comprometieron en ofrecer cinco lanchas, implementos para pescas, hilos para las mujeres artesanas, alambres de púas para cercar y créditos para crías de animales; pero de vivienda no hablaron nada porque no les corresponden”.
 
Alberto Epieyuu, habitante de la comunidad “La Florida”, estuvo de acuerdo con las propuestas plateadas por Cerrejón, “sólo se nos dijo que entregarían por llegar a la conciliación, nos explicaron de que no saldríamos de nuestras tierras y que recibiríamos créditos y que nos capacitarían para pescar y nos darán seguridad alimentaria, sólo esperamos por todo los que nos ofrecieron en conciliación”.
 
Así como Gustavo y Alberto otros Wayúu que estamparon su firma y huella dactilar en el acta del 21 de abril, esperaran por las promesas de Cerrejón, no imaginan las nefastas consecuencias de mover el cauce del río Ranchería. Javier Cerchar, fue designado por ellos para que hiciera la traducción al idioma wayuunaiki durante el encuentro, Cerchar es el asesor de relacionamiento del grupo Wayúu de la empresa Cerrejón, lo que indica que las palabras ya tenían una posición de un wayuu hacia la empresa minera.
 
Las afectaciones ambientales de mayor magnitud son la pérdida de suelo y vegetación, la disminución del recurso hídrico superficial y subsuperficial, y las emisiones atmosféricas además de los cambios socioculturales.
 
Río Ranchería área de preservación cultural
 
Fueron identificadas por los pueblos indígenas como áreas que contienen sitios de pagamento o sagrados que les otorgan gran valor cultural. Son áreas centro de poder con características naturales o antropológicas referentes a la cosmovisión indígena que poseen una energía física, mental, emocional y espiritual que no se puede valorar estética o económicamente. Las áreas de preservación cultural representan un punto focal de entendimiento y comunicación entre los seres humanos y el universo. Fuente: documento “Zonificación Ambiental de la Cuenca Hidrográfica del Río” realizado por María Cecilia Londoño Murcia, Martha Zárate, Cesar Augusto Ruiz Agudelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario