6/11/2012

Foro ambiental, una oportunidad para conocer nuestra realidad

Foro ambiental, una oportunidad para conocer nuestra realidad

Desde ayer se inició en Riohacha un foro para debatir el tema minero-energético, ambiental y económico de este Departamento.
Por primera vez, los guajiros toman la iniciativa para conocer qué es lo que ocurre con su medio ambiente, cuáles son los proyectos minero-energéticos que tienen en la región y qué tanto ha ocurrido con las regalías que se han derivado por concepto de la explotación de algunos recursos.

En estos momentos el departamento de La Guajira, como ningún otro en el país, es epicentro de muchos proyectos mineros, donde se comprometen muchas zonas dedicadas a la agricultura, algunos sitios de preservación de agua, las cuencas de ríos y los mismos sistemas montañosos como la Sierra Nevada de Santa Marta y la Serranía del Perijá, patrimonios naturales de esta región norteña.

De allí la importancia que tienen los foros iniciados ayer, que seguirán hoy con la presencia del ministro de Ambiente y Desarrollo, Frank Pearl, la Contraloría Delegada para el Medio Ambiente, los senadores Jorge Robledo y Jorge Ballesteros, el presidente de la Cámara de Representantes, Simón Gaviria, y muchas autoridades, así como los voceros autorizados de las empresas que tienen explotación en nuestra región.

Estamos seguros de que la idea no es oponerse a la explotación misma. Lo que requiere la comunidad es que los proyectos se ajusten a unos requerimientos, muy rigurosos, para no violar la normatividad ambiental.

Nuestro entorno se encuentra en peligro. Eso cree la gente. Se hace necesario revisar muchas propuestas, que ya tienen licencia y otras cuya autorización se encuentra en trámite.

Preocupa mucho que toda la sabana que forman la Sierra Nevada de Santa Marta y la Serranía del Perijá, partiendo desde Maicao hasta La Jagua del Pilar, se encuentre intervenida o proyectada para realizar explotaciones de carbón. Ese territorio hace miles de años era bañado por el río Magdalena, cuya desembocadura estuvo en el Golfo de Venezuela, luego en el Cabo de la Vela, posteriormente en la Ciénaga Grande y actualmente en Bocas de Ceniza, con intención a futuro de quedar en Cartagena. Eso permitió una formación fósil, que da como resultado el carbón y otros hidrocarburos que sirven para la generación de energía.

Hoy en estas tierras existen grandes asentamientos humanos que se sienten amenazados, tal como ocurrió con los pueblos que ya desaparecieron y algunos de sus habitantes han sido reubicados.

Ahora el peligro se cierne sobre Cañaverales y El Tablazo, donde la gente no alcanza a entender cómo se ejecutarán proyectos superficiales y subterráneos, sin que sean afectados. O sea, lo mismo que les decían a los habitantes de Tabaco, Roche y el resto de poblaciones. Por eso, la importancia del foro, donde se pedirá aclarar la propuesta del desvío del río Ranchería y se discutirá el tema de las regalías que ya no se perciben de forma directa. Bienvenidas las empresas explotadoras de recursos, pero es bueno saber qué le quedará a futuro a nuestra comunidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada